El taekwondo ya afina sus patadas sobre el tapiz

0
62

Álex Vidal, Aythami Santana, Gabriel Amado, Dalia Santiago y Aída Estévez reanudan los entrenamientos, aunque sin poder realizar combates.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con una mezcla de ilusión, paciencia y resignación, el equipo español de taekwondo ya ha comenzado su particular desescalada y vuelve a pisar el tapiz. Es uno de los deportes de combate que viaja en el vagón de cola hacia la nueva normalidad por la crisis sanitaria del Covid-19 y hasta nuevo aviso no está permitido el contacto entre deportistas como medida para evitar contagios. De momento, Álex Vidal, Aythami Santana, Gabriel Amado, Aída Esteve y Dalia Santiago se conforman con dar patadas a los muñecos ‘Bobs’ y a los ‘dummies’.

Los cinco taekwondistas españoles y Rafa Alcázar.

“Será un regreso lento, pero están muy contentos por volver a entrenar sobre el tatami. Lo importante es recuperar sensaciones, golpear elementos y ejecutar acciones. Durante el confinamiento los hemos tenido muy controlados con rutinas diarias y sesiones online, no han tenido tregua y el resultado es que físicamente se han mantenido como toros. Ahora estamos en una fase de estabilización de la técnica, tras un parón largo lo que intentamos hacer es reproducir patrones de movimientos”, explica el entrenador nacional, Rafa Alcázar.

Los cinco integrantes de la selección española se reunirán en julio para llevar a cabo una concentración en Madrid junto al equipo olímpico y en agosto realizarán otro ‘stage’ en Barcelona, mientras que el calendario está en ‘stand by’ y se desconoce si este año competirán en alguna prueba. “Necesitamos torneos para rodar siempre que se pueda. La Federación Internacional quiere organizar en noviembre y en diciembre un Grand Prix y un Grand Slam absoluto y parece que el parataekwondo puede formar parte de ambas competiciones, nos vendría muy bien”, añade el técnico murciano.

Esta disciplina tendrá su bautizo en unos Juegos Paralímpicos en Tokio 2021 y hasta la fecha Álex Vidal es el único español que tiene garantizado su pasaporte para la cita en la capital japonesa. El gallego lleva tres semanas ejercitándose en el gimnasio Natural Sport a las órdenes de Juan Luis Martínez. “Toca mucha preparación física para ir adaptando la musculatura, pero al fin puedo dar patadas, aunque sea al muñeco. Lo malo es que no obtienes la respuesta de un contrincante, solo trabajas los ataques y no el cuerpo a cuerpo. Me lo tomo con tranquilidad y sin agobios porque no tenemos nada en el horizonte a corto plazo”, comenta.

El gallego Álex Vidal durante una competición.

El coruñés, con cuatro títulos mundiales y otros cuatro europeos en categoría K43 -61 kilos en sus vitrinas, certificó en enero su presencia en Tokio, cumpliendo un sueño por el que lleva toda su trayectoria peleando. “Es un orgullo ser el primer taekwondista español en unos Juegos Paralímpicos y espero que algún compañero pueda estar allí también. Llevo tantos años trabajando por alcanzar un momento como este, que quedarme fuera por culpa del coronavirus sería dramático. Estoy deseando que salga ya una vacuna para que nos dé tranquilidad”, dice entre risas.

Con la mochila cargada de incertidumbre se encuentran los otros dos taekwondistas españoles, Aythami Santana y Gabriel Amado. Solo uno de los dos podrá acompañar a Vidal en Tokio. Antes de decretarse el estado de alarma estaba previsto un combate entre ambos y el vencedor representaría a España en el Preolímpico, que finalmente fue cancelado. “El aplazamiento de los Juegos y del resto de competiciones me ha beneficiado porque a principios de año tuve un problema de salud, un bloqueo en la rama derecha del corazón y si se hubiese celebrado no tendría opciones de ir. Ya estoy recuperado y con el alta médica”, cuenta Amado.

El extremeño ha retomado los entrenos en su gimnasio de Navalmoral de la Mata (Cáceres). “Tengo la suerte de tener una casa en el campo y tenía espacio para mantener la forma física. Mi mujer me ayudó, hacía de ‘sparring’. Ahora en el tapiz estoy golpeando al muñeco y al saco, cogiendo rápido el ritmo y la coordinación y recuperando sensaciones con la técnica. Estamos a la expectativa porque no hay competiciones a la vista, no sabemos si habrá Preolímpico el año que viene o no. En caso de que no haya, la plaza la darían por ranking y sería para mí porque soy el primer europeo en mi categoría, K44 -75 kilos, en la lista de los que aún no se han clasificado”, relata.

El canario Aythami Santana en un entrenamiento en el gimnasio.

Eso perjudicaría al otro implicado, Aythami Santana, que iría a Tokio 2021 si gana el oro en el Preolímpico, al que también acudirán Aída Esteve y Dalia Santiago. El canario se ha encontrado “mucho mejor de lo que esperaba” en su regreso al tapiz del Centro de Alto Rendimiento de Murcia y ya trabaja pensando en su gran objetivo, el Preolímpico. De hecho, ha aprovechado la cuarentena “para engordar, estoy haciendo un gran esfuerzo porque estoy subiendo de peso, pasaré de -61 a la categoría de -75 kilos. Ahora rondo los 69 kilos, he ganado en masa muscular, con doble sesión de entrenamientos, gimnasio por la mañana y taekwondo por la tarde”.

“Ojalá no haya rebrotes en los próximos meses y pueda luchar en el tatami por el billete para los Juegos Paralímpicos, es un sueño poder disputarlos. No sería lógico hacer este sacrificio, ganar el oro y luego tener que jugarme el puesto para ir a Tokio en un combate con mi compañero ‘Gaby’. Lo considero como mi hermano mayor, llevamos juntos muchos años, hemos vivido grandes experiencias y estaré feliz si vamos uno de los dos”, apostilla Santana, triple campeón del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here