El ‘gladiador’ Dani Caverzaschi, diploma paralímpico en el Ariake Park

El madrileño se convierte en el jugador español de tenis en silla de ruedas que más lejos ha llegado en unos Juegos. Cae en cuartos de final por 6-4 y 6-3 con el holandés Tom Egberink.

0
36
Daniel Caverzaschi logra el diploma paralímpico en tenis en silla. Fuente: CPE

Tras más de una década compitiendo en pistas de todo el mundo, las ruedas de su silla siguen dejando surcos de su casta, garra, talento y enorme ambición en cada escenario que pisa. Dani Caverzaschi encarna el trabajo duro, el sacrificio, la perseverancia y el no rendirse jamás. Esos valores le han granjeado una de las mayores recompensas en su carrera, un diploma en los Juegos de Tokio, convirtiéndose en el tenista español que más lejos ha llegado en una cita paralímpica en singles. En Río de Janeiro 2016 también quedó entre los ocho mejores en dobles junto a Martín de la Puente.

Un valioso logro para el jugador revelación del torneo, siendo el único de los cuartofinalistas que no aparece en el Top 8 del ranking ITF. Un resultado de gran valor ante un panorama nada halagüeño y bajo un examen de resiliencia y tenis al límite por las condiciones climatológicas de la capital nipona. Altas temperaturas y mucha humedad, con más del 80%, marcan una competición cuyos partidos se vieron retrasados.

Jornada tras jornada el madrileño ha sido una de las grandes sensaciones en el Ariake Tennis Park, un gladiador en un coliseo en el que las enormes chicharras ponían la banda sonora. Exprimiendo su físico al límite, con su eléctrica movilidad de silla y con las andanadas que brotan de su zurda, Caverzaschi fue tumbando a rivales. El primero en caer fue el británico Dermot Bailey por 6-2 y 6-0. Después despachó al sudafricano Evans Maripa por 6-2 y 6-4.

En octavos protagonizó una de las mejores actuaciones de su trayectoria deportiva. Delante tenía a Joachim Gerard, número tres del mundo y campeón este año del Open de Australia y de Wimbledon. Un ‘coco’ ante el que había perdido en sus siete enfrentamientos anteriores. Pero si hay algo que tiene el español es su entrega, jamás se arredra ante nadie y pelea cada bola hasta el final. En el primer set remontó un 1-3 (6-3) y en el segundo sorprendió al belga para imponerse por 6-4.

En cuartos le esperaba el holandés Tom Egberink, con quien había perdido en cuatro de cinco partidos. El encuentro se tuvo que atrasar más de tres horas por la lluvia y al final se disputó en la pista central, que es cubierta. El choque arrancó con fuego desde la bola inicial, fue una lucha cuerpo a cuerpo entre dos titanes, Dani golpeó primero, muy firme al servicio, con arrojo y buen juego de fondo.

Tuvo opciones de llevarse el primer set, pero el tenista holandés se repuso para imponerse por 6-4. En el segundo no supo cómo hincarle el diente a su adversadio, que metió la directa con un 4-0. El madrileño siguió peleando, nunca se da por vencido, pero Egberink no falló y sentenció el duelo por 6-3.

“Estoy un poco decepcionado, vengo de una semana muy buena, me planté en cuartos con varias sorpresas y quería más, soñaba con algo más. Tenía muy claro lo que tenía que hacer en el partido, pero mi rival jugó muy centrado y con una táctica que no me esperaba, con mucho cortado abajo por el revés y me dificultaba hacer mi juego. No supe gestionar los problemas, me ha sabido anular y dominar y esto es lo que hay cuando te enfrentas a los mejores y no estás espabilado”, ha comentado Caverzaschi, el tenista español que más lejos ha llegado a unos Juegos Paralímpicos en la prueba individual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here