Juan Saavedra apunta a nuevos objetivos con la carabina

Tras el bronce en los Juegos Paralímpicos de Tokio, el gallego buscará el próximo año en la Copa del Mundo de Chateauroux el billete para París 2024. Acaba de lograr su mejor marca en 50 metros libre tendido R6 tras alcanzar 632.2 puntos.

0
82
Juan Antonio Saavedra, medalla de bronce en R6 50 metros carabina tendido en los Juegos de Tokio. Fuente: CPE

Fue el primer deportista en obtener la clasificación para los Juegos Paralímpicos de Tokio y el último en morder una medalla para España en la capital japonesa. Dos meses después de subir al podio, Juan Saavedra saborea mejor el bronce que logró a tiros con su carabina en 50 metros libre tendido R6. Pero ya piensa en su próximo objetivo, la Copa del Mundo de Chateauroux (Francia) en junio donde buscará una plaza para París 2024.

“Ahora viéndolo con perspectiva sabe muy bien el resultado obtenido. Habría preferido el oro, pero somos tantos los que peleamos por lo mismo y hay un nivel tan alto que me siento feliz. Llegar hasta el podio fue muy difícil por el ciclo que me tocó vivir, primero tras quedarme sin beca económica por el mal Mundial que hice y luego por la incertidumbre de la pandemia de coronavirus. Iba a ciegas ya que apenas tuve competiciones y aquel día sentí mucha presión porque en Río de Janeiro 2016 ni siquiera me metí en finales. Por eso valoro aún más la medalla, la más complicada de todas las que he ganado en mi carrera”, asegura.

Desde su llegada de Tokio sigue inmerso en esa dinámica positiva, como acaba de demostrar en una competición en el Club de Tiro Olímpico Cernadiñas Novas (Pontevedra), en la que ha logrado su mejor marca personal en carabina 50 metros tendido. El gallego ha firmado 632.2 puntos, que habría sido récord del mundo si hubiese tirado en una prueba internacional ya que la plusmarca está en 627.8.

“Mi máximo estaba en 628.2, así que estoy muy contento y sorprendido. Si pasar de 630 es algo brutal y al alcance de muy poca gente, superar 632 es una locura, una puntuación muy top. En esta modalidad lo normal en una buena tirada es 628 y pasar a 629 te puede llevar años de preparación. Unos días después lo volví a intentar en un entrenamiento y me quedé en 631.9. Esto supone una gran motivación, mi nivel está subiendo”, recalca.

Juan Saavedra muerde el bronce que ganó en los Juegos Paralímpicos de Tokio. Fuente: CPE

A punto de cumplir 48 años, Saavedra asegura estar en el mejor momento de su trayectoria deportiva. “Me siento más seguro y sereno tirando, sigo teniendo tensión cuando estoy frente al blanco para disparar, pero me lo tomo de otra forma gracias a la experiencia que he ido acumulando. En los últimos dos años, la falta de competiciones me ha permitido entrenar más y centrarme en fallos técnicos que tenía, en mejorar la posición y en hacer pequeñas modificaciones que van dando resultados y generan confianza”, apunta.

Para el pontevedrés no hay tiempo que perder, en su mirilla ya tiene fijada la Copa del Mundo de Francia, en la que precisamente en 2018 consiguió su pasaporte para Tokio al ganar el oro. “Normalmente, tras unos Juegos me tomo un año sabático, pero es que quedan menos de tres años para París 2024, no podemos relajarnos nada. En junio tendré la primera oportunidad de lograr la clasificación, ahora es el momento de ver qué cosas funcionan o qué aspectos hay que mejorar”, dice.

El plan es competir todo lo posible frente a los mejores del mundo en las pruebas más exigentes y alternarlo con entrenamientos de calidad. En marzo estará en el Europeo en Hamar (Noruega) y quizás acuda al Grand Prix de Hannover (Alemania) en abril antes de afrontar en Chateauroux la prueba que le pueda dar una plaza para sus sextos Juegos Paralímpicos. “Será el mismo campo, uno de los más difíciles que hay porque sopla muy fuerte el viento. Si sigo tirando como hasta ahora me veo con muchas opciones de lograrlo a la primera. Conseguir el billete me daría mucha tranquilidad para planificar los Juegos, donde iré a por el oro tras la plata de Londres 2012 y el bronce de Tokio 2020”, apostilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here