La selección española de baloncesto en silla vuelve a sonreír

0
29

Tras 10 meses sin estar juntos, los jugadores retoman los entrenamientos en la primera concentración con vistas a los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Volvió a botar el balón. Volvió la selección española de baloncesto en silla de ruedas 315 días después. La última vez que los pupilos de Óscar Trigo se vieron las caras fue en el Europeo en Walbrzych (Polonia), donde se llevaron la medalla de plata. Ahora, el parqué del pabellón Jesús España de Valdemoro (Madrid) ha sido testigo de las primeras canastas de Agustín Alejos y Amadou Diallo, de los triples de Jordi Ruiz y David Mouriz, de la magia de Asier García, de la brega de Dani Stix y de Fran Sánchez Lara o de la osadía y el talento de la nueva hornada de promesas de este deporte. Pero, sobre todo, de la sonrisa de unos jugadores que anhelaban reencontrarse y compartir confidencias.

Es la primera concentración con vistas a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2021, en los que España tratará de subir al podio como ya hiciera en Río 2016 con una plata. Entre estrictas medidas de seguridad y con un calor sofocante, los integrantes del equipo español han retomado los entrenamientos desbordados de ilusión. “El cuerpo técnico nos está haciendo sudar la gota gorda. Cuesta más después de estar cuatro meses parados, pero cuando el físico no llega tiramos de esas inmensas ganas que teníamos de jugar”, recalca Agustín Alejos.

El ala-pívot del Iberconsa Amfiv ha podido calmar el hambre de disputar partidillos ya que la última vez que jugaron fue en marzo, justo antes de que el Gobierno decretase el estado de alarma por la crisis sanitaria de la Covid-19. “Venía con un poco de miedo por los rebrotes que se están produciendo, pero el protocolo de seguridad se está cumpliendo muy bien y estamos felices de volver a disfrutar del basket. Nada más llegar nos cambiamos rápido y nos pusimos a tirar 30 minutos antes de que comenzara el entrenamiento, estábamos locos por empezar. Estamos haciendo mucho juego de 4×4 o 5×5 y aunque a día de hoy ninguno estamos físicamente ni al 50%, vamos por el buen camino para llegar a tope al inicio de la Liga”, apunta el vigués.

Los jugadores durante un entrenamiento en Valdemoro (Madrid).

En la misma línea se expresa el base bilbaíno Asier García, quien asegura que “el primer entrenamiento fue una locura, una toma de contacto, mientras que el segundo día fue mejor. Las sensaciones son buenas, nos volvemos a juntar todos, estamos teniendo reuniones fuera de la cancha viendo lo que será a partir de Navidad toda la preparación para Tokio, así que era necesario juntarse, nos va a venir bien”. “Lo hemos cogido con ganas porque queríamos volver a sentirnos jugadores de baloncesto, se echaba de menos. Estamos con mucho ímpetu y la disposición de todos es increíble porque al final estamos preparando unos Juegos, queremos coger el ritmo poco a poco. Nos sentimos muy contentos por recuperar la normalidad, hay ganas de que empiece la liga, de preparar los Juegos y conseguir la medalla de oro”, añade Txema Avendaño.

Para esta primera cita, el seleccionador nacional ha convocado a 10 de los 12 jugadores que lograron el subcampeonato continental el año pasado: Óscar Onrubia, Manu Lorenzo, Dani Stix, Jordi Ruiz, David Mouriz, Amadou Diallo, Fran Sánchez Lara, Alejos, Asier García y Avendaño. Las únicas ausencias son las de los hermanos Alejandro y Pablo Zarzuela por motivos personales. En el listado también figuran Alexis Ruiz (CB Las Rozas), Julio Vilas (Iberconsa Amfiv) y los jóvenes Pablo Lavandeira (CD Ilunion), Ignacio ‘Pincho’ Ortega (Universidad de Alabama), Adrián García y Alejandro García (Fundación Vital Zuzenak).

“Pese a que no hemos estado juntos desde septiembre de 2019, sí que durante el confinamiento estuvimos conectados a través de la pantalla para trabajar aspectos médicos, psicológicos y de salud, con lo cual hubo contacto con ellos. Volver a otra vez es una sensación muy positiva. Pensábamos que sería complicado, pero estamos viendo a los jugadores mucho mejor de lo esperado. Ha sido emocionante verles cómo se saludaban y reaccionaban”, confiesa Óscar Trigo.

El cuerpo técnico está incidiendo en trabajar dinámicas de grupo y generar situaciones de juego. “Es una concentración atípica ya que por las mañanas no hay entrenamiento físico, nos centramos en nuestro juego colectivo, el ADN de este equipo, para que las nuevas incorporaciones tengan el concepto claro de lo que queremos. Y por las tardes trabajamos tres horas en pista. Estamos en la versión más distante en cuanto a rendimiento, pero no nos preocupa, esto acaba de empezar. Lo mejor es ver la felicidad en sus caras, eso refleja la necesidad que teníamos de reencontrarnos”, subraya.

Según anunció la Federación Española de Deportes para Personas con Discapacidad Física, la División de Honor está prevista que arranque el 31 de octubre, pero la selección española podría competir antes, en la primera semana de septiembre. “Vamos con cautela, si la situación es favorable y lo permite, tenemos una invitación para participar en un torneo en Holanda. No daremos una respuesta definitiva hasta mediados de agosto, porque no sabemos si habrá más rebrotes o si cerrarán las fronteras. En caso de ir sería la primera competición desde marzo. Para nosotros lo más importante es reunirnos en otra concentración en Navidad, ahí empezaremos a trabajar con un criterio de selección de jugadores de cara a Tokio”, apostilla Trigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here