España, en cuartos de final por la vía rápida y a lo grande

0
10

El equipo español, colosal en defensa, remonta 18 puntos para noquear a Polonia en la prórroga

Fotografía del encuentro
Fotografía del encuentro

FEDDF. La selección española masculina se clasificó este lunes para los cuartos de final del Campeonato de Europa de Baloncesto en Silla de Ruedas por la vía rápida, al ganar sus tres primeros partidos, y a lo grande, tras finiquitar una desventaja de 18 puntos con un triple de Jordi Ruiz a cuatro segundos para el final y derrotar en la prórroga a Polonia (82-81).

De esta forma, España continúa imbatida y da un paso de gigante en su devenir del Europeo imponiéndose a uno de los ‘cocos’ del grupo, Polonia, que impresionó en su debut venciendo a Gran Bretaña (85-73) y perdió después contra Alemania (72-78) en dos partidos de alto voltaje.

Con la victoria de hoy, los pupilos de Artacho han cumplido su primer objetivo: clasificarse para los cuartos de final y, al mismo tiempo, presumiblemente sin acabar cuarta del Grupo A y evitar un hipotético enfrentamiento en cuartos contra la temible Turquía, sobre el papel la favorita del otro grupo. Pero aún queda mucho campeonato y otras metas que cumplir.

Polonia acudía al Europeo de Worcester con su artillería pesada, ya que sus dos jugadores estrella, Mateusz Filipski y Piotr Luszynski, volvieron a la selección tras ausentarse en el de Fráncfort 2013, inmersos en su deseo de nacionalizarse turcos al tiempo que jugaban en el Galatasaray.

Además, se trata de los dos jugadores más valiosos del campeonato hasta la jornada de este lunes y uno de los dúos con más talento del mundo, hermanados jugando tantos años juntos primero en el Zwickau, luego en el Galatasaray y entre tanto en el equipo polaco.

Por ello, el precedente más cercano de enfrentamientos entre España y Polonia, con la victoria de los de Óscar Trigo por 45-63 en el Fráncfort 2013, convenía no tenerlo muy en cuenta. Pero Filipski y Luszynski estuvieron en el Europeo de Nazaret 2011, donde los españoles ganaron por 47-64 en su camino hacia la histórica medalla de bronce. Y también en el de Adana 2009, donde Polonia venció por 68-83 y se clasificó por primera vez en su historia para un Mundial, del de Birmingham 2010.

PRIMERA PARTE PARA OLVIDAR

Con estos ingredientes, todo hacía presumir que en el Worcester Arena iba a vivirse un gran espectáculo de baloncesto en silla de ruedas y vaya si lo fue, aunque al descanso del partido parecía que no iba a ser así.

De hecho, Polonia fue claramente superior en la primera parte. España sólo pudo colocarse por delante en el marcador en dos ocasiones del primer minuto gracias a sendas canastas de Alejandro Zarzuela y Asier García, pero se mostraba espesa en ataque ante la telaraña defensiva tejida por los polacos, muy cerrados en la zona y empeñados en anular al pívot jerezano.

García asumía la responsabilidad de lanzar a canasta, pero con poco acierto, mientras España se aplicaba en defensa para frenar una de las señas de identidad del plantel polaco: balón rápido de cancha a cancha para sortear la presión del rival e inicio de jugada. Pero el planteamiento de Artacho no funcionaba. Bandura aprovechaba el intenso marcaje a Filipski y Luszynski (éste, muy desdibujado todo el partido) para mantener a flote a Polonia. Así, los polacos se fueron a siete puntos en los 10 primeros minutos (13-20).

En el segundo cuarto se vio a una España desconocida, espesa en ataque y con fallos defensivos que aprovechaban los rivales para ir distanciándose paulatinamente en el marcador, hasta escaparse de 18 puntos al descanso (25-43).

Todo apuntaba a una plácida victoria polaca, máxime teniendo en cuenta que España comenzaba a estar cargada de faltas personales (tres de García y Llambi, y dos de Jordi Ruiz y Fran Lara), pero el baloncesto en silla de ruedas es imprevisible y lo mejor estaba por llegar.

Hasta entonces, Artacho sólo había hecho un cambio: Ruiz y Llambi entraron por Lara y Romero al segundo minuto del segundo cuarto. Se mantenían Pablo Zarzuela, Alejandro Zarzuea y García de los miembros del quinteto inicial.

REMONTADA MEMORABLE

Tras el descanso, mantuvo ese cinco en pista, confiado en una remontada nunca imposible, pero siempre improbable. Y todo cambió porque la defensa española carburó, con cinco gladiadores que comprometían una y otra vez a Filipski, Luszynski y compañía, impotentes ante el pressing de España. Esa consigna se mantuvo en toda la segunda parte.

Laboriosamente, y abanderados por Alejandro Zarzuela y Jordi Ruiz, España fue minando poco a poco la desventaja, reduciéndola a 10 puntos al acabar el tercer cuarto gracias a dos triples consecutivos del base catalán (48-58). Parte de la machada ya estaba hecha, pero quedaba todo un mundo por delante condensado en 10 minutos de baloncesto en silla de ruedas.

Artacho mantenía su fe en el quinteto de Llambi, Ruiz, los Zarzuela y García para el último acto, a pesar de que el primero de ellos tenía cuatro personales y el último, tres.

Ruiz seguía enchufado con su tercer triple, la defensa española no decayó y Alejandro Zarzuela se mostraba on fire, con Llambi como ‘tapado’ y García más acertado que al principio. Con cuentagotas, la desventaja fue reduciéndosemientras Polonia agotó su segundo tiempo muerto a dos minutos para el final (63-64).

Parecía que la heroica no iba a culminarse después de dos tiros libres convertidos por Filipski a siete segundos para el final (67-70). Quedaba una última jugada con una opción clara, la del triple de Ruiz. El jugador del Briantea’84 recibió el balón y lanzó con suspense. La bola tocó primero el aro, se suspendió en el aire y acabó entrando limpia sobre el aro polaco, con lo que se llegó a la prórroga (70-70).

La primera canasta del tiempo extra fue de Ale Zarzuela. Casi 40 minutos después España, volvía a mandar en el marcador, mientras reinaba el desconcierto en la escuadra polaca. La ventaja española llegó hasta los cinco puntos (80-75, minuto 43) y la emoción siguió hasta el final, pero Polonia no tuvo siquiera la opción de lanzar a canasta en su último ataque, noqueada por cinco espartanos con furia en la cancha. El electrónico se quedó en 82-81.

Alejandro Zarzuela recibió su segunda placa del campeonato como MVP del partido, tras lograr 30 de valoración (37 puntos y 8 rebotes). Jordi Ruiz anotó 20 puntos y Asier García hizo otra vez un triple doble (13 puntos, 10 rebotes y 14 asistencias).

DECLARACIONES

Uno de los protagonistas, Jordi Ruiz, declaró a feddf.es que el encuentro se complicó en la primra parte porque “ellos estaban eliminando todas nuestras opciones interiores y rompieron el partido yéndose de 18”.

“Esta situación provocó que todos empezáramos a confiar en nosotros en la segunda parte. Se movió el balón, se jugó bien tanto dentro como fuera y poco a poco nos lo hemos ido creyendo con una defensa dura apretando líneas, también con un poquito de suerte de que entró todo para adentro”, explicó.

Ruiz señaló que tuvo “buenas sensaciones” durante el partido, pero prefirió no lanzar las campanas al vuelo. “Es pronto. Igual que cuando se juega mal no hay que hacer un drama, cuando se gana lo contrario. Es un partido y hemos ganado. Todo el equipo jugó bien la segunda parte, apretamos y ganamos un partido más. Aún queda mucho hasta el final del Europeo”, recalcó.

El equipo masculino español jugará mañana martes su cuarto partido del Europeo contra Gran Bretaña en el último encuentro de la jornada, a partir de las 20.45 horas (horario peninsular). Todos los encuentros del campeonato pueden seguirse a través de la web TV www.tupuedestv.com.

FICHA TÉCNICA DEL PARTIDO

ESPAÑA 82 (13+12+23+22+12)
Pablo Zarzuela (6), Lara, Alejandro Zarzuela (37), García (13), Romero –cinco inicial– Stix, Ruiz (20), Llambi (6) y Avendaño.

POLONIA 81 (20+23+15+12+11)
Bandura (15), Pietrzyk (10), Filipski (24), Luszynski (14), Balcerowski (15) –cinco inicial– Macek y Mosler (3).

Consulta AQUÍ las estadísticas del partido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here