Juan Saavedra, disparos certeros sin fuego real

0
15

Ante el confinamiento domiciliario, el tirador gallego entrena con un simulador y realiza competiciones virtuales con la mira puesta en los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Apostado en el suelo de su salón prepara la carabina, ajusta la mirilla y aprieta el gatillo para dar en el centro de una diana reducida en la pared. El tiro en seco, sin munición real, es la forma que tiene Juan Saavedra para seguir practicando su modalidad hasta que la situación sanitaria le permita volver a la rutina. El gallego fue el primer deportista español que consiguió la clasificación para los Juegos Paralímpicos de Tokio, lo hizo en septiembre de 2018 tras ganar el oro en la Copa del Mundo de Chateauroux (Francia). “Cuando vaya a Japón habrán pasado tres años ya, me va a caducar la plaza”, bromea.

“Se me está haciendo larga la espera, esto nos ha roto la planificación que teníamos, pero la vida de un deportista es saber adaptarse a las circunstancias y más en un momento así, no queda otra. Tampoco me preocupa, lo importante es la salud de las personas, está muriendo mucha gente y ojalá puedan frenar cuánto antes los contagios”, asegura. El pontevedrés se encontraba preparando sus quintos Juegos cuando el Gobierno decretó el estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus.

Juan Saavedra con el simulador de tiro. Fuente: Dxtadaptado

“Llevo casi toda mi trayectoria entrenando en la galería descubierta de Cernadiñas Novas en unas condiciones complicadas, lo que más me afectaba era tirar con dianas de papel y cuando por fin me llegaron los dichosos blancos electrónicos que tanto he reclamado, tuve que encerrarme en casa por esta situación. Solo me dio tiempo a instalarlos, aún no los he estrenado”, dice entre risas. Pese a tener el billete para Tokio desde hace año y medio, Saavedra no se ha relajado y continúa con su preparación.

“Hay que estar listo para que no me pille el toro, sigo entrenando igual, con la mentalidad como si tuviese una competición mañana. Estaba tirando mejor que nunca, pero si lo miro por el lado positivo, tengo un año más para entrenar, pulir detalles, corregir aspectos en los que fallaba y seguir mejorando”, recalca. El gallego afina su puntería y mantiene su buen rendimiento gracias al sofisticado simulador SCATT, su gran aliado durante la cuarentena.

“Antes suponía el 40% de mi preparación, ahora lo abarca todo. Es un sistema que nos proporciona mucha información para analizar los disparos. Una cámara pequeña de alta velocidad se acopla al cañón del rifle, sitúo en la pared una diana reducida, a la distancia que elija, para que la percepción óptica sea la misma que cuando tiramos a 10 o a 50 metros. El sensor detecta el movimiento de la carabina, incluso registra el latido del corazón, te marca la trayectoria y en la diana virtual queda fijado el punto de impacto que puedes verlo en la pantalla de un ordenador”, explica.

Este simulador y la aplicación Zoom le permiten realizar entrenamientos y competiciones online con tiradores de cualquier parte del mundo. “Con este sistema no se me hacen tan monótonos y solitarios los días. Puedes apuntarte a una prueba y la puntuación la envías después por correo electrónico. No ganas ningún premio, pero así mantengo la competitividad. Hay mucha participación, me mido a deportistas olímpicos y paralímpicos de cualquier país”, añade.

La carabina y el simulador que utiliza Juan Saavedra.

La pandemia de Covid-19 obligó a cancelar y posponer una gran parte de las pruebas deportivas previstas este año. “En tiro aplazaron el Europeo de Eslovenia, que estaba fijado para julio y nos han comunicado que quieren celebrarlo en noviembre o en diciembre. También tenemos pendiente una competición en Tailandia y pretenden hacerla en octubre. Tal y cómo está el panorama, hasta después del verano no competiremos, el virus no está controlado y, por tanto, no sabemos cuándo saldremos de casa y volveremos a los entrenamientos”, subraya Saavedra, que lleva casi 30 años en un deporte al que se enganchó poco después de perder parte del brazo izquierdo por un cáncer.

Otra de sus preocupaciones es saber cómo actuará el Comité Paralímpico Español con aquellos deportistas que optaban este año a una beca económica: “Dijeron que mantendrían las ayudas hasta 2021 a los que ya formaban parte del Plan Adop, pero ¿y qué pasa con el resto? Cuando es un año de Juegos tienen en cuenta el resultado que obtienes en ellos para formar parte de ese programa, pero tras aplazarse, no sabemos qué campeonatos son los que van a tener en cuenta para que podamos aspirar a esa ayuda, todo está en el aire y no sabemos si será una temporada en blanco”.

Lo que sí tiene claro es que continuará peleando para llegar en la mejor forma posible a sus quintos Juegos Paralímpicos. Estuvo en Sídney 2000, fue cuarto en Atenas, subió al podio con una plata en Londres 2012 y se quedó sin acceder a las finales en Río de Janeiro 2016. “Pese a que es el evento más importante que podemos disputar, lo veo como una competición más que quiero ganar. Estoy en buen nivel y puedo pelear por medallas”, finaliza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here