La nueva España de fútbol para ciegos sigue lejos de la élite mundial

‘La Roja’, con un equipo renovado, lleva dos temporadas de capa caída. Primero, con el histórico descenso al Europeo B y, ahora, quedando 12ª en un campeonato del mundo al que acudía tras la renuncia de Australia.

2
298

Corren malos tiempos para el fútbol para ciegos en España. En los últimos dos años este deporte ha apartado de un manotazo a ‘La Roja’ de la élite. El subsuelo europeo es ahora su sitio. La reina del Viejo Continente -ocho títulos- descendió a la segunda división en Europa el año pasado, por primera vez en su historia, y ahora ha cosechado su peor clasificación en un Mundial tras ser 12ª, con cuatro derrotas en cuatro partidos. Esta es la nueva realidad de una modalidad que se desangra y en la que nadie hace nada por parar la hemorragia.

La caída empezó tras los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, cuando los ocho jugadores de campo redactaron una carta con una serie de quejas mostrando su disconformidad con el cuerpo técnico, tanto en el plano deportivo como en el trato humano. Aunque en un primer momento la Federación Española de Deportes para Ciegos respaldó al seleccionador, Jesús Bargueiras, finalmente este acabó siendo cesado y la labor de reconstrucción se le encomendó a Antonio Ruiz y a Julián Martín.

De esos ocho, a tres -aunque solo dos pudieron jugar, Iván López y Pablo Cantero- le levantaron el castigo para disputar el Europeo de 2022 en Pescara (Italia), en la que España bajó de categoría. A partir de ahí los nuevos entrenadores parecían que volvían a tener libertad para confeccionar su plantilla de cara a los siguientes compromisos internacionales. Y en febrero llegó un regalo inesperado, su presencia en el Mundial de Birmingham tras la renuncia de Australia y gracias a su posición en el ranking, lograda durante años anteriores por los éxitos de esa generación a la que ahora se han cargado.

Antonio Ruiz y Julián Martín comenzaron a perfilar el equipo que iría al campeonato del mundo y se pusieron en contacto con los futbolistas disponibles, incluidos aquellos que no llevaron al Europeo, como Adolfo Acosta, Youssef el Haddaoui o Miki Sánchez. Los dos primeros declinaron volver a la selección porque en su opinión, no se están haciendo bien las cosas en la planificación deportiva. El tercero se cayó de la lista definitiva porque no pudo acudir a la última concentración ya que quería disfrutar de sus únicas vacaciones que ya tenía planeadas desde hace meses y eso hizo cambiar de idea a los seleccionadores. Con poca maniobrabilidad, decidieron acudir en última instancia a Sergio Alamar, una de las perlas del fútbol español, que llevaba toda la temporada sin jugar, y era otro de los que firmaron aquella misiva tras la cita de Tokio.

Al único de ese grupo que estuvo en los Juegos Paralímpicos que no han preguntado si quería ir con ‘La Roja’, ha sido a Antonio Martín Gaitán ‘Niño’, emblema de este deporte, un jugador que continúa vertiendo su calidad sobre el verde y perforando redes con sus goles, siendo este año campeón de la Liga Europea con el Charleroi de Bélgica.

Al malagueño, que a pesar de sus 41 años se encuentra en un gran momento de forma física, no le han llamado y no se sabe si es por decisión de la FEDC o por motivos deportivos, algo que sorprendería viendo el nivel de esta selección. Este medio se ha puesto en contacto con Antonio Ruiz para conocer las razones, pero ha rehusado responder. Sorprende que el cuerpo técnico, encabezado por Ruiz, no haya querido contar con él por temas deportivos después de haberlo tenido como jugador tantos años en el ONCE Málaga, demostrando que siempre rinde.

Ruiz y Martín tiraron de los pocos recursos que tenían, que en España cada vez son más escasos porque cada año apenas salen nuevos jugadores. A eso se le suma la cada vez más devaluada Liga española, en la que los clubes tienen que hacer encaje de bolillos para poder sacar un quinteto en cada jornada. Con ese panorama, los seleccionadores convocaron a Ceferino Sánchez y Dani Barrenechea como porteros, Javi Serrato, Álvaro Gómez-Cambronero, Víctor Acebedo, Unait Sánchez, Julio Sánchez, Juan José Garrido ‘Pancho’, Enrique Hierro y Sergio Alamar. Cinco de ellos, sin experiencia internacional. Y todos, menos Alamar, debutantes en un Mundial.

Se vendía ilusión y una regeneración con la entrada de nuevas piezas, pero con eso no ha bastado en Birmingham, donde España ha dejado de pertenecer a ese grupo de países que pelean por las preseas. A la selección española no le ha dado el nivel para plantar batalla y luchar por hacer un buen papel. En parte se debe a la pobre preparación con la que llegaba. Mientras la mayoría de sus rivales llevaban meses trabajando y disputando torneos exigentes, ‘La Roja’ apenas acumuló 15 entrenamientos en cuatro concentraciones en todo el año.

Sobre el césped, los jugadores pusieron empeño, corazón y ganas, pero fue insuficiente para alcanzar cotas altas. La falta de cintura táctica de los entrenadores quedó expuesta en cada partido, en la que España salió muy conservadora, a proteger su área con tres defensas, mientras que un solitario Sergio Alamar se perdía entre un bosque de piernas en ataque. El valenciano, a pesar de su inactividad este curso, dejó muestras de su exquisita calidad con el balón. Él fue el único peligro del equipo en todo el campeonato. A los otros dos delanteros, Unait Sánchez y Julio Sánchez, apenas le dieron bola.

En el debut, cayó por 0-3 ante una Colombia que fue muy superior. En el segundo partido Francia tampoco le dio opciones y se puso 0-3, aunque Alamar aprovechó la relajación del rival para anotar un doblete en un par de minutos. Pero fue un espejismo ya que el combinado galo sentenció rápidamente (2-4). Quedó tercera en su grupo ya que Malí no se presentó al Mundial.

En la pelea por el noveno puesto, ante Marruecos, que dispuso de ocasiones muy claras, España aguantó con 0-0 gracias a las intervenciones de Dani Barrenechea. En los penaltis, el conjunto africano ganó por 0-1. Y en el último encuentro, Alemania le derrotó por 0-1, dejando a ‘La Roja’ en el puesto número 12, su peor resultado en los siete mundiales que ha jugado: platas en 2002 y 2010, bronces en 1998, 2000 y 2014, cuarta en 2006 y quinta en 2018.

2 COMENTARIOS

  1. Lamentable y penoso. En cualquier equipo de la modalidad que sea estos resultados harían que el cuerpo técnico, en bloque, dimitiese. Se debe dar paso a gente con ilusión y ganas que aglutine el talento que este deporte tiene. Repito, espero que el cuerpo técnico si tiene algo de gallardía y vergüenza se marchen cuanto antes.

  2. La FEDC es la responsable de esta patética situacion. Cobardes. Se echó a un BRILLANTE seleccionador sin mas, todos borregos y ahora….estais acabados. Ahora: Nadie DIMITE y esto va a peor. Todo llega. Ineptos y Corruptos. Me alegro!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí