Israel Blanco alcanza un bronce en la Copa del Mundo de Park City

Tras el oro logrado en noviembre en Lake Placid, el piloto español de bobsleigh suma una nueva medalla en la gira estadounidense.

0
77
El piloto español Israel Blanco, bronce en la Copa del Mundo de bobsleigh en Utah. Fuente: IBSF-Ģirts Kehris

Israel Blanco mantiene esta temporada su idilio con el podio en la Copa del Mundo de bobsleigh. Si hace un par de semanas hizo historia al conquistar en Lake Placid (Nueva York) su primer oro, ahora ha vuelto a colarse entre los mejores en la prueba disputada en Park City (Utah) tras alcanzar un bronce. El piloto español completa así una brillante gira norteamericana, consiguiendo la séptima medalla en su carrera deportiva en esta competición internacional.

A pesar de que no le salieron bien los primeros entrenamientos en el tobogán helado estadounidense, el asturiano sabía que si realizaba bajadas limpias iba a pelear por las preseas. Y así lo demostró en la primera Copa del Mundo, cuando hizo el segundo mejor tiempo de los participantes. La plata la tenía en su mano, pero los jueces decidieron anular la prueba por razones de seguridad ya que hacía mucho viento en la pista.

El varapalo no hizo más que espolear a Blanco, que salió con más ganas y confianza en la jornada siguiente. El corverano, que tiene amputada la pierna izquierda desde 1998 cuando con 21 años sufrió un accidente laboral trabajando como soldador de estructuras metálicas, volvió a mostrar el gran nivel que atesora a los mandos de su monobob para llevarse el bronce. Un pequeño error en el tramo final del circuito durante la primera manga le impidió subir al peldaño más alto del podio.

El asturiano Israel Blanco durante una bajada en el circuito de Park City. Fuente: IBSF-Ģirts Kehris

“Estoy contento, pero con un poco de rabia porque en la primera bajada quedé quinto tras un fallo entre la penúltima y la última curva. Tiene un tramo largo y pegué en el muro tres veces y ahí perdí tiempo. La segunda bajada la hice bien, clavada, pero el oro ya se me había escapado”, ha explicado. Con un registro de 1:51.11 se quedó a cinco centésimas de la plata del suizo Jonas Frei y a ocho del campeón, el estadounidense Robert Balk.

Siete años después de su debut en la Fórmula Uno del hielo, el español ya se codea con rivales mucho más experimentados y que suelen entrenar durante todo el año en instalaciones específicas de bobsleigh. “Estoy feliz porque este año llevo tres carreras con un cuarto puesto, un oro y un bronce, y voy segundo en la general de la Copa del Mundo. Esto hace unos años era un objetivo a muy largo plazo, las medallas las veía muy lejos”, ha recalcado.

Este es su séptimo metal, ya que anteriormente ganó una plata y un bronce en Lillehammer en 2018, un oro en 2021 y un bronce en 2020 en Lake Placid y otros dos bronces en Park City en 2017 y en 2020. En febrero tendrá un mes cargado con dos Copas del Mundo en Innsbruck (Austria) y en St. Moritz (Suiza), y cerrará el curso con el Mundial en Noruega.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí