«Hace falta dedicación exclusiva al deporte si queremos estar en el top ten»

0
2

Análisis de cuatro estrellas paralímpicas españolas

  • Teresa Perales en Londres. CPE
    Teresa Perales en Londres. CPE

    Planeta Olímpico reúne a los nadadores Teresa Perales y Enhamed Enhamed, al atleta David Casinos y al ciclista Alfonso Cabello

marca.com. El programa Planeta Olímpico de Radio MARCA, que se emite todos los jueves de 15.00 a 16.00 horas, ha reunido esta semana a Teresa Perales, David Casinos, Enhamed Enhamed y Alfonso Cabello. Entre los cuatro atesoran 36 medallas en Juegos Paralímpicos, una cifra al alcance sólo de las estrellas. Con ellas compartimos anécdotas, analizamos la situación del deporte paralímpico y cómo ha cambiado la percepción de la sociedad en los últimos años.

El primer tema que plantea Alberto González, ‘Pipe’, el presentador es un balance de los Juegos Paralímpicos de Londres, en los que España por primera vez bajó del top ten. Todos ellos reconocieron que el grado de profesionalización ha aumentado tanto en los últimos años que ya no es posible compaginar los entrenamientos con trabajos a media jornada, si quieren medallas hay que dedicarse de forma exclusiva al deporte en cuestión.

«La valoración que yo hago de Londres, más allá de los resultados de España que yo creo que fueron muy buenos teniendo en cuenta la profesionalización que hemos observado en nuestro deporte, es positiva. Ahora ya no vale compaginar los entrenamientos con trabajos, ahora hace falta una dedicación exclusiva si quieres estar en ese top ten. Quizás es lo que ha faltado a España porque más dedicación de los deportistas, yo creo que no», comienza diciendo Teresa Peralesla Phelps española por sus 22 medallas paralímpicas.

El atleta David Casinos en Londres 2012. SERVIMEDIA.
El atleta David Casinos en Londres 2012. SERVIMEDIA.

Por su parte, el atleta David Casinos (4 oros) también apuesta porque «la planificación cada vez es más necesaria. El nivel va incrementándose. Vamos a tener que entrenar mucho más, vamos a necesitar más apoyos, que se suban al barco más patrocinadores».

 

Desde Boston, donde lleva residiendo desde hace unos meses, el nadador canario Enhamed Enhamed apuesta por cambios en el cuerpo técnico. «Los deportistas hemos aumentado nuestro nivel de profesionalización, dedicación y pasión por nuestro deporte, pero no ha sido el mismo caso si hablamos de los técnicos. Habría que profesionalizar el cuerpo técnico. Si bien es cierto que es el cuerpo técnico que nos ha llevado a muchos éxitos en los Juegos anteriores y al cual hay que estar muy agradecido, es cierto que nos estamos quedando atrás. No creo que haya que salir fuera, tenemos mucho potencial en España pero hay que renovar el cuerpo técnico y buscar sangre nueva que pueda aportar nuevas perspectivas, nuevos métodos de entrenamiento porque todo evoluciona. Si seguimos entrenando con los mismos métodos que hace años obviamente no vamos a tener los mismos resultados», apunta.

ENHAMED: «Si seguimos entrenando con los mismos métodos que hace años obviamente no vamos a tener los mismos resultados»

SERVIMEDIA
SERVIMEDIA

Aunque su cambio de residencia se ha debido, sobre todo, a motivos personales -«perfeccionar mi inglés y expandir mis horizontes»- también ha pesado en la decisión la parte deportiva. «El que ha dado la campanada, la gran sorpresa de los Juegos ha sido el nadador americano y he tenido la fortuna de estar con él, compartir algunas cosas sobre los Juegos, y nuevas ideas sí que te surgen», comenta en antena.

El joven Alfonso Cabello -oro en la prueba del kilómetro de ciclismo en pista en Londres- comparte la opinión de los veteranos. El cordobés se mudó al Centro de Alto Rendimiento de Madrid hace un par de meses con el fin de mejorar y tener cierta «estabilidad»: «Cuando estaba en mi casa en Córdoba estaba continuamente viajando en busca de un velódromo o de unas instalaciones en las que poder entrenar a alto nivel. El velódromo más cerca en el que se puede entrenar todo el año es Valencia, que está a unos 700 kilómetros de mi casa, es un poco complicado. El estar continuamente de un lado para otro me imposibilitaba seguir con mis estudios y estar tranquilo psicológicamente, que también es complicado cuando estás siempre de arriba para abajo entrenando».

ALFONSO CABELLO: «En el ciclismo yo necesito a alguien que entrene a mi nivel o a un nivel superior para poder mejorar»

Alfonso Cabello con la medalla de oro  conseguida en los Juegos Paralímpicos de Londres
Alfonso Cabello con la medalla de oro conseguida en los Juegos Paralímpicos de Londres

Alfonso, de 19 años y al que le falta el antebrazo izquierdo de nacimiento, cambió la natación por la bici cuando le regalaron una con 11 años. Entonces empezó a competir en campeonatos escolares y recuerda, entre risas, que siempre acababa el último pero que desde el inicio, ha participado en carreras «con gente sin discapacidad y con muy buenos resultados, de hecho he ganado varias veces. He quedado en el top tres del Campeonato de Andalucía. En el ciclismo yo necesito a alguien que entrene a mi nivel o a un nivel superior para poder mejorar».

La integración entre olímpicos y paralímpicos, clave
Los cuatro creen que es clave para mejorar la integración en los entrenamientos de deportistas con y sin discapacidad.

«Hay que intentar integrar el máximo en este sentido, para que los deportistas sin discapacidad nos conozcan y cómo es nuestro deporte. Y a nivel directivo intentarlo con el ciclismo, como se ha hecho, o con el atletismo. Ojalá en un futuro pueda darse», comenta Casinos.

«Me gustaría poder acabar mi carrera deportiva en una Federación que englobara a olímpicos y paralímpicos. No veo tanta dificultad porque compartimos centros de alto rendimiento y en muchas competiciones podemos competir ambas diciplinas. No veo más dificultad que la burocrática. Me parece que no es más que el miedo a lo desconocido. Los paralímpicos nos hemos ganado el respeto poco a poco de los olímpicos», señala Teresa al otro lado del teléfono desde Zaragoza.

Enhamed está de acuerdo: «Cuando te mezclas en un ambiente en el que la gente tiene mejores resultados, tarde o temprano acabas cogiendo cosas nuevas».

Concentraciones alojados en reformatorios de menores
Ahora puede parecer que el día de la integración total está lejos pero en los últimos años ha cambiado mucho la percepción que se tiene en la sociedad de los deportistas paralímpicos.

TERESA PERALES: «Empecé con un chaleco salvavidas y parece de risa haber acabado ganando 22 medallas»

«La primera concentración a la que asistí con la selección española de natación paralímpica fue en Plasencia. Habían llegado a un acuerdo para que el Ayuntamiento nos cediese durante 40 días un sitio donde alojarnos y fue en un Reformatorio de Menores. Todavía no se estilaba que los paralímpicos estuviésemos en centros de alto rendimiento o en hoteles, sino donde nos acogiesen. Estamos hablando de 1998, no está tan lejos. La primera vez que fue un ADOP al CAR de Sierra Nevada fue en 2008. Desde entonces vamos todos los años y ahora es lo más normal del mundo», recuerda Teresa.

«Muchas veces decimos que España tiene que mejorar y ponerse a la altura de otros países pero en estos meses que llevo viviendo en Estados Unidos tengo que decir que en los últimos 10 años el Comité Paralímpico Español ha hecho un trabajo extraordinario, también las instituciones, los propios deportistas y la sociedad. ¡Qué más quisieran aquí en Estados Unidos!», dice Enhamed.

Anécdotas para todos los gustos
Y entre tanto tema serio, abordamos las mejores anécdotas que les han pasado durante su carrera.

«Al principio, siempre quedaba el último. No llevaba ni prótesis ni nada, iba apoyado en el manillar y con sólo el freno trasero de la bicicleta. Cualquiera que haya cogido una bicicleta de ciclismo en pista sabrá que el freno trasero no frena nada. Cuando íbamos por una Avenida por la teníamos que ir y venir y había que frenar, yo empezaba a frenar 200 metros antes que todo el mundo y cuando llegábamos a la curva ya me había pasado hasta el apuntador», recuerda entre risas Alfonso.

David y Enhamed, ambos ciegos, tienen anécdotas muy similares. «Cuando empecé, hace muchos años, me pasaban la mano por la cara para ver si veía», dice David. «A mí también me ha pasado, que de repente hueles una mano muy cerca», rié desde el otro lado del Atlántico Enhamed.

«Empecé con un chaleco salvavidas y parece de risa haber acabado ganando 22 medallas», añade Teresa.

Río de Janeiro, en el horizonte
La nadadora maña, que en el anterior ciclo paralímpico fue madre, espera estar en Río, sobre todo por el peque: «Ahora es la motivación más importante que tengo para seguir entrenando y para competir. Es la única razón para seguir hasta Río, que entonces mi hijo tendrá seis años y para entonces ya se acordará. De Londres no creo que se llegue a acordar nunca».

David, para el que también serían sus quintos Juegos, también se ve en la ciudad brasileña. «Aún me siento muy competitivo, con muchas ganas», dice.

Enhamed no lo tiene tan claro. Reconoce que después de sus cuatro oros en Pekín, las dos platas y el bronce de Londres le supieron a poco. «No sé si estaré en Río ni sé en qué condiciones. Lo que voy a hacer, en el caso de que esté, es poner todo de mi parte para que sea lo mejor posible».

Alfonso defenderá entonces el oro de Londres, aunque se muestra cauto: «Soy joven y no sé dónde voy a llegar pero quiero tener los pies en el suelo y no intentar abarcar más de lo que pueda apretar, como se dice en mi tierra».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí