Sergio Garrote se enfunda en Canadá el anhelado maillot arcoíris

El handbiker español conquista el oro en la contrarreloj H2 y se proclama campeón del mundo por primera vez en su carrera. Gonzalo García Abella logra el bronce en triciclo T1.

0
57

Cuando era niño, Sergio Garrote se quedaba prendado delante del televisor contemplando las gestas de Miguel Induráin en el Tour de Francia. Aquellos logros cautivaron a un chaval que, poco después de terminar las etapas se montaba en su bici y volaba por las calles de Viladecans (Barcelona) soñando que algún día sería como su ídolo. Con 21 años se alejó del ciclismo al quedarse tetrapléjico por una caída desde el andamio de una obra en la que trabajaba. Recuperó la ilusión en 2014 a través de la handbike, con la que se ha impulsado hasta la cima. El año pasado ganó el oro paralímpico en los Juegos de Tokio y ahora en Baie-Comeau (Canadá) se ha enfundado el anhelado maillot arcoíris.

El oro en el Mundial era la presea que siempre persiguió, la que le faltaba en su excelso palmarés y ya luce en su pecho. Le ha costado sudor, lágrimas y horas de trabajo. Es la recompensa de una vida ciclista, de la perseverancia de un deportista insaciable. El primer peldaño del podio en un campeonato del mundo se le había resistido en las dos últimas ediciones, en Emmen (Holanda) 2019 se quedó a las puertas tras una caída en la última curva de la ruta y en Estoril (Portugal) 2021 le birlaron el triunfo en el sprint final.

Esta vez, en territorio canadiense no se le ha escapado. El español desplegó contra el crono una superioridad abrumadora para llevarse la medalla dorada en la especialidad en la que ya ganó en Tokio hace un año. Llegaba lanzado tras imponerse en la general de la Copa del Mundo y en el circuito de la ciudad quebequés ha confirmado que se encuentra en un gran estado de forma. Fue el quinto en tomar la salida en categoría H2, justo después del francés Florian Jouanny, su gran rival esta temporada, y un minuto antes que el italiano Luca Mazzone, campeón en 2019 y 2021.

A mitad de recorrido ya le sacaba casi 10 segundos al galo y 20 al transalpino. El catalán voló por las arterias de la localidad canadiense para recorrer los 18,9 kilómetros del circuito en 33:31.07. Jouanny se llevó la plata (33:47.40) y Mazzone el bronce (34:00.61). Garrote ya tiene el ansiado oro mundialista, pero no se conforma con ello y en la ruta del sábado buscará el doblete. Antes, tratará de sumar otro metal en la prueba del Team Relay.

“Es un sueño hecho realidad, han sido siete años de trabajo detrás de este maillot. Hace 11 meses logré el oro paralímpico, y este año he sido campeón de Europa, de Copa del Mundo y ahora el Mundial”, ha recalcado el barcelonés.

Un bronce ha conseguido Gonzalo García Abella en triciclo T1, la quinta medalla en mundiales en su carrera -ganó dos bronces en Maniago 2018 y dos platas en Portugal el año pasado-. Con el oro reservado para el italiano Giorgio Farroni, quien vuelve a reinar con autoridad en la categoría (37:31.02), el madrileño pudo subir al tercer peldaño del podio con un tiempo de 39:30.04. Entre ellos se ha colado el debutante canadiense, Nathan Clement, plata con 38:50.49. Por su parte, el balear Joan Reinoso acabó noveno en T2 con 37:40.87 y el taranconero Luis Miguel García-Marquina fue quinto en handbike H3 con 32:25.60.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí