Raquel Martínez y Emilio Redondo dejan buenas sensaciones en la Copa de Europa de snowboard

En la primera competición de la temporada, la leonesa se cuelga dos platas y el joven toledano debuta con dos séptimas posiciones en Landgraaf (Holanda).

0
240
Los 'riders' españoles Raquel Martínez y Emilio Redondo.

Arrancó la temporada de competición en snowboard y los ‘riders’ españoles ya acumulan rodaje en la nieve y también buenas sensaciones. Sin Irati Idiákez, la referencia de este deporte y actual subcampeona del mundo en clase SB-UL (deportistas con discapacidad en extremidades superiores), los dos representantes de España en el circuito indoor de Landgraaf (Holanda) han sido Raquel Martínez y el debutante Emilio Redondo.

La leonesa, que dejó el esquí alpino -fue campeona nacional y logró varias preseas internacionales-, lleva poco más de un año deslizándose sobre la tabla y su progresión va a más. En el mismo escenario consiguió el pasado año dos bronces y en esta ocasión ha subido al podio de la Copa de Europa con dos medallas de plata en categoría SB-LL1, que engloba a aquellas deportistas que tienen discapacidad física más severa en las extremidades inferiores.

Lo ha hecho en la prueba de banked slalom, una disciplina en la que deben sortear puertas a lo largo de un exigente trazado con curvas entrelazadas, dubbies y peraltes. En las primeras dos bajadas su mejor resultado fue de 57.77 segundos, quedando por detrás de la australiana Amanda Reid. Y en la segunda jornada volvió a repetir plata, siendo superada de nuevo por la ‘rider’ oceánica.

Raquel se encuentra en plena cocción en este deporte, pero le sobran ilusión, arrojo y empeño. “Me voy notando mejor, más segura y con mayor control. Un año después de mi debut me siento más fuerte y con más confianza, sumado a la experiencia que gané en carreras de esquí, estoy con muchas ganas de afrontar esta nueva temporada. He mejorado mi snow en general, pero donde más lo noto es a la hora de los saltos, de hacer curvas en pared, estoy más ágil. Pero también hay otros muchos aspectos que necesito continuar puliendo”, ha comentado.

Este año quiere dar un salto de calidad y conseguir un billete para su primer Mundial. “El objetivo a nivel nacional es participar en las Copas Movistar que se pueda para seguir cogiendo experiencia en competición. Y a nivel internacional, lograr clasificarme para el Mundial”, ha añadido.

En Landgraaf ha tenido su bautismo Emilio Redondo, quien apenas acumula 50 días de nieve en su incipiente carrera deportiva. En enero de 2020 probó por primera vez el snowboard y se le dio bien surfear sobre el manto blanco. En julio de ese mismo año sufrió un accidente de moto y tuvieron que amputarle el pie izquierdo. Sin tiempo para lamentaciones, en cuanto pudo, volvió a subirse a una tabla de snow, aunque esta vez con una prótesis.

Los responsables del Centro de Deportes de Invierno Adaptados le echaron el ojo durante un clinic y desde hace unos meses forma parte de la selección española. En su debut ha firmado un buen papel, yendo de menos a más en las dos jornadas de competición en clase SB-LL2 (deportistas con amputación tibial). El primer día fue séptimo con 46.44 segundos, a menos de seis segundos del bronce que se llevó el alemán Markus Rehm -campeón paralímpico y del mundo en salto de longitud-.

En el segundo día repitió la misma posición, pero mejoró su registro para dejarlo en 45.68, a poco más de tres segundos del lituano Rapolas Micevicius, quien se hizo con el bronce. “El objetivo era terminar las carreras y coger experiencia. En mis anteriores bajadas estaba por encima de 47 o 48 segundos, así que estoy súper contento. Hoy salí a dar lo máximo y mejoré mi marca personal, estoy muy feliz”, ha recalcado.

Para el toledano era la primera vez que competía en banked slalom, por lo que el seleccionador español, Álex Arenas, ha quedado muy satisfecho con su rendimiento. “Soy consciente de que no tengo una base de snowboard como para competir con gente que están en europeos y en mundiales, son muy rápidos, pero este año lo tomo de transición, estoy ilusionado con lo que viene. Tengo que competir contra mí mismo, mejorar día a día. Me gustaría ir al Mundial, que será en La Molina, pero sé que, si no tengo el nivel ni la capacidad de acabar el circuito, no hay que forzar la máquina”, ha asegurado Redondo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí